Las primeras máquinas de coser

943 61 07 99
Las primeras máquinas de coser

Bienvenido a este nuevo blog, desde nuestro taller de bordados en Irún, hoy dedicamos este espacio para contarte cómo han evolucionado las máquinas de coser.

La primera máquina de coser fue concebida y patentada por el inventor británico Thomas Saint en 1790. Estaba concebida para coser piel y tela utilizando un único hilo. No disponía de aguja sino de una lezna para perforar el material. Esta máquina nunca pasó del prototipo. Años más tarde en 1829 un sastre francés llamado Barthélemy Thimonnier fabricó la primera máquina práctica. Ésta empleaba una aguja en forma de gancho que se movía hacia abajo accionando un pedal para volver a su posición inicial mediante un muelle, como la máquina de Saint producía una puntada en cadena. Cuando Thimonnier instaló 80 máquinas en su taller los sastres de París lo llevaron a la ruina.

Hacia 1834 el ingeniero norteamericano Walter Hunt creó la primera máquina con la que dos hilos se entrelazaban formando una puntada pero nunca la patentó. Desde nuestro taller de bordados en Irún te recordamos que su invento se convirtió en la base de todas las máquinas posteriores. La primera máquina de coser automática la patentó Elias Howe en 1846

Las máquinas de coser no se empezaron a producir en serie hasta 1850 cuando Isaac Singer construyó la primera máquina con éxito moviendo la aguja de arriba abajo.

Con el paso de los años se han ido añadiendo nuevas características pero sus mecanismos siguen siendo similares a los originales.

En Bordados Tobías realizamos todo tipo de bordados para particulares y empresas con las máquinas y herramientas más avanzadas.